• Paola Rubio

¿Qué sientes tú con el éxito de otras mujeres?

¿Te ha pasado alguna vez que el logro de una amiga o conocida tuya te arde un poquito? ¿Te ha caído mal alguna porque consideres que se cree mucho? ¿o por el otro lado, te ha sucedido que cuando compartes tus logros y te muestras exitosa, algunas de tus amigas te dejan de hablar, de seguir o simplemente parecen no enterarse?


Es normal y es algo que a todas nos ha ocurrido alguna que otra vez, seguramente estando en ambos bandos, simplemente porque estamos culturalmente entrenadas para responder así. Si deseas transformar esto, sigue leyendo, entiende el fenómeno, crea conciencia, pon el ejemplo y haz el cambio . Aquí te explico lo que necesitas saber.





Si sientes envidia de los logros de alguien más:


  1. Tienes que entender la "lógica de las idénticas", definida por Celia Amorós, que dice (en términos muy generales) que inconscientemente las mujeres creemos que más que iguales, somos idénticas: pensamos idéntico, sentimos idéntico, tenemos que actuar idéntico, etc). Entonces sentimos "injusto" que alguien logre lo que yo no logré, que triunfe en el área de la vida en la que yo fracasé o en la que me rechazaron. Somos iguales (en derechos, en valor, en humanidad) pero también diferentes: una tiene más estudios que otra, otra tiene más destreza técnica que una, aquella tiene más contactos estratégicos que está, etcétera, y que cada quien tendrá su oportunidad y su momento. Aceptemos nuestras diferencias en todos los sentidos.

  2. Hay un indicador emocional que señala que hay algo importante para tí y no has terminado de atender: tu satisfacción con tu peso, el estado de tus finanzas, tu crecimiento profesional o lo que gustes. La otra, la exitosa más que ser tu rival en ventaja, puede ser tu mentora, lo que necesitas es desarticular emociones como la envidia, el conformismo y la ira, y cultivar la gratitud, la humildad y el entusiasmo.

  3. Es posible que por estar mirando el jardín de la vecina más verde, te estés perdiendo de mirar tus propias bendiciones, tus logros del día a día. Marta Lamas (2015) habla de la competitividad femenina y dice: "no estamos compitiendo contra otras mujeres, sino, en última instancia, contra nosotras mismas… contra lo que pensamos de nosotras mismas. Al mirar a las demás mujeres, muchas de nosotras no vemos más que una versión de nosotras mismas que es mejor, más bonita, más inteligente… más. No vemos a la otra mujer en absoluto".

  4. Expresa en el contexto adecuado (en psicoterapia, por ejemplo), tus emociones y trabájalas. Esto evitará que caigas en conductas de agresión indirecta (o pasivo-agresivas) hacia otras mujeres como la ley del hielo, el hablar a sus espaldas, sabotear cosas, o recurrir a la hipocresía. Culturalmente las mujeres no hemos tenido permiso de mostrarnos competitivas o directamente agresivas (eso lo hacen ellos, pero no es propio de una damita, quien tiene que ser suave y delicada, y no ambiciosa), pero eso no quiere decir que no sintamos esas emociones, sólo que las reprimimos y a la larga esto resulta peor.

  5. Entiende que hay para todas en este mundo. Que otra gane no necesariamente te hace perder a ti. Es más, a veces ganamos perdiendo. El logro de una, es el logro de todas aunque sea difícil de entender con el intelecto. En otro momento te llegará a ti lo que tanto anhelas y por lo que tanto has trabajado.


Por otro lado, si tú eres de esas mujeres que resiente el éxito porque otras mujeres te dan la espalda te recomiendo:

  1. Comprometerte a ser ejemplo para otras en algún área de tu vida. No importa cuántas personas te den la espalda, importa cuántas sean capaces de aprender de ti para lograr sus propios éxitos.

  2. Ayuda a quienes te siguen, haz pactos y alianzas con otras mujeres para que te apoyen al tiempo que tú las apoyas a ellas, busca el ganar-ganar en tus relaciones con otras mujeres.

  3. Se asertiva. No te tomes las cosas como un agresión hacia ti, entiendelas como una reacción a esa parte de ellas mismas con la que están en conflicto. No te dejes intimidar por las agresiones indirectas de otras mujeres, ni respondas con irta, venganza, amenazas, o acciones que te lleven a moverte de tu centro.

  4. No dejes de ser tu misma. No trates de acoplarte a lo que los demás consideren éxito (que en el sistema patriarcal implica dinero, prestigio, trofeos), obvio se valen, pero también es importante la paz y la alegría, si en lo que estás no te sientes realmente feliz, entonces tienes otra cosa, pero no éxito, y no vale la pena seguir publicitando ni siendo embajadora de ese esquema de éxito, irreal para muchos y que tanto daño nos ha hecho como sociedad.

Espero te haya gustado este artículo y veas las cosas con un lentes distintos.

Gracias por leerme.


Pensemos diferente. Sintamos diferente. Hagamos diferente. Seamos diferentes


Referencia: Lamas, M (2015) ¿Mujeres juntas? Recuperado de: http://cedoc.inmujeres.gob.mx/documentos_download/101246.pdf


#empoderamientofemenino

#liderazgofemenino

#educacióndelfeminismo





27 vistas