¿Enamorados o Necesitados?

March 26, 2016

No existe una sola persona en el mundo que no desee amar y ser amada. Si conoces a alguien que afirme lo contrario, lo más probable es que esté mintiendo(se). Encontrar lo que algunos conocemos como el Alma Gemela, es probablemente la tarea más difícil que la mayoría de las personas enfrentamos en la vida, y en esa búsqueda laberíntica, nuestra personalidad va adoptando ciertos síndromes crónicos y emocionalmente patológicos como los que detallaré más adelante en la siguiente entrega, pero que generalmente se alimentan de creencias socioculturales completamente equivocadas que afectan el inicio, desarrollo y supervivencia de las relaciones. Las estadísticas no mienten, hoy en día en Estados Unidos, el 80% de los matrimonios terminan en divorcio. ¿Cuál es la causa? Me atrevería a decir que en la gran mayoría de los casos el problema comienza desde la elección de la pareja. Estamos muy habituados a elegir pareja desde nuestras carencias, desde lo que necesitamos tomar de otro por que no tenemos. Buscamos que la pareja nos haga felices, nos de seguridad,  cubra nuestras necesidades. Cuando tenemos una pareja que cubre determinadas necesidades, podemos apostar que no perdurará en el tiempo, porque nuestras necesidades van cambiando, no necesitamos lo mismo a los veinticinco, que a los treinta y cinco, que a los cincuenta años. Alguien que cubre mis necesidades de juventud, no necesariamente cubrirá mis necesidades en la madurez.  (Estoy consciente de que he repetido la palabra necesidades muchas veces en este párrafo, pero necesito que quede clara la idea). Encontrar a la pareja ideal para ti, sucederá una vez que seas capaz de ser feliz por ti mismo, autosuficiente emocional y materialmente, sentirte seguro y completo, aun estando soltero. Toda pareja que tengas sin haber logrado este estado de complitud personal, probablemente llegue a tu vida a cubrir tus carencias y a que tú cubras las suyas. Esta relación está destinada a terminar al corto o al largo plazo, con matrimonio o sin él, con hijos o sin ellos, con casa o sin casa.

Las razones típicas por las cuales elegimos a la pareja conscientemente (atractivo físico, compatibilidad de intereses, diversión, acompañamiento, aspiración sociocultural, etc) responden a la búsqueda por cubrir necesidades, lo cual nos llevará a establecer relaciones limitadas y finitas. Muy poca gente elige a la pareja por las razones correctas: Por la creación de una mejor versión de mí mismo a través de su influencia. Una relación al nivel de Alma Gemela, se caracteriza por ser un contexto de desarrollo personal. No necesariamente son relaciones fáciles y nunca lo son perfectas; pero tienen ciertas características, que, desde mi punto de vista debemos tomar en cuenta antes que todo lo que consideramos desde el consciente (por cierto, quiero recordarles que nuestra mente consciente está gobernada por el ego).

Una relación espiritual (verdadera, lejos de la influencia del ego), lo es cuando… te conecta  con tu propósito de vida y te empodera para alcanzarlo,  te plantea desafíos que al superarlos, comienzas a experimentarte en una mejor versión de ti mismo, te ves desarrollando actitudes que antes no tenías y que te hacen bien. Cambias para bien, por vías de la inspiración, no de la presión o de las condiciones, te permite ser tu mismo, mostrarte con libertad y autenticidad, te lleva a gozar la vida y al mismo tiempo a ser capaz de aceptar ciertas cuotas de incomodidad o dolor, derivadas de la interacción normal entre seres humanos (dolor no es sinónimo de sufrimiento). Otra característica de las relaciones espirituales, es que la relación es buena para ti, para tu pareja y para las demás personas. Constituyen un dúo dinámico capaz de generar muchísima luz en su entorno y  te lleva a querer dar  mucho más que a tomar.

Si actualmente estás en una relación, revisa bien en qué está sustentada, ¿en las necesidades del ego o en las aspiraciones de tu alma?. Si estás soltero(a) y anhelas una relación espiritual, comienza por trabajar en ti mismo(a), en completarte, en amarte, para poder atraer a la persona correcta.

 

 

Please reload

July 25, 2018

September 1, 2016

Please reload